Mié. Jul 24th, 2024

El desencadenante inmediato de la protesta que se desató en la capital de Kenia el martes fue una serie de aumentos de impuestos: chelines adicionales que los ciudadanos comunes y corrientes deberían a su gobierno. Pero la causa subyacente reside en los miles de millones de dólares que su gobierno debe a sus acreedores.

Kenia tiene la economía de más rápido crecimiento de África y un vibrante centro empresarial. Pero su gobierno está desesperado por evitar una cesación de pagos. La deuda pública interna y externa del país, de 80 mil millones de dólares, representa casi las tres cuartas partes de la producción económica total de Kenia, según un informe reciente de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Sólo los pagos de intereses absorben el 27 por ciento de los ingresos recaudados.

La perspectiva de reembolso está a años de distancia.

Las deudas que causan pobreza en Kenia se encuentran en toda África. Más de la mitad de la población del continente vive en países que gastan más en intereses que en salud o educación.

«Los niños de esta generación que hoy no tienen acceso a la educación quedarán marcados de por vida», afirmó Joseph Stiglitz, ex economista jefe del Banco Mundial. Destacó que cada vez está más claro que “los países que atraviesan una crisis no se recuperan –tal vez nunca– hasta donde hubieran estado”.

La crisis de la deuda mundial es la etiqueta relativamente insulsa que se utiliza para describir los ciclos brutales de endeudamiento y rescates insostenibles que han atrapado a los países en desarrollo durante mucho tiempo. Este último ciclo –considerado el peor jamás registrado– fue precipitado por acontecimientos que escapaban mucho al control de un solo país.

La mortal pandemia de coronavirus ha paralizado economías ya frágiles. La repentina necesidad de proporcionar vacunas, atención médica, ropa protectora para el personal hospitalario y subsidios a las personas que no pueden permitirse alimentos o aceite de cocina ha agotado aún más las cuentas bancarias del gobierno.

La guerra entre Rusia y Ucrania y las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados han provocado que los precios mundiales de los alimentos y la energía se disparen. Luego, los países más ricos detuvieron la espiral de inflación elevando las tasas de interés, lo que provocó una explosión en los pagos de la deuda.

A estos males se suman las recientes inundaciones en Kenia que han destruido infraestructuras y tierras de cultivo y han desplazado a miles de personas.

Ayhan Kose, economista jefe adjunto del Banco Mundial, dijo que «el 40 por ciento de los países en desarrollo, de una forma u otra, son vulnerables a una crisis de deuda».

Encontrar una solución a la trampa de la deuda en la que se encuentran actualmente los países pobres y de ingresos medios es más difícil que nunca.

Miles de acreedores han reemplazado al puñado de grandes bancos en lugares como Nueva York y Londres que alguna vez administraron la deuda externa de la mayoría de los países. Uno de los nuevos actores más importantes es China, que está prestando miles de millones de dólares a gobiernos de África y de todo el mundo.

Hace más de una década, China saltó a la fama como prestamista líder para los países emergentes, y el tamaño de su cartera ahora rivaliza con la del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

De los 37.400 millones de dólares de deuda externa que Kenia debía a finales de 2022, al menos 6.700 millones de dólares se debían a China, según el FMI.

Para evitar el impago, países como Kenia se ven obligados a pedir prestado aún más dinero, sólo para descubrir que la carga total de su deuda crece aún más. Y cuanto mayor es la deuda, es menos probable que los prestamistas ofrezcan financiación adicional.

China ha reducido sus préstamos en los últimos años, después de concluir que estaba asumiendo demasiado riesgo al otorgar préstamos a países de bajos ingresos. Cobró préstamos anteriores y emitió menos préstamos nuevos.

No es el único jugador que da un paso atrás. Japón y Francia, así como los principales bancos comerciales de Italia, Alemania y Gran Bretaña, también han reducido su exposición.

Zambia tardó cuatro años en llegar a un acuerdo con sus acreedores después de su primer impago. Ghana, que el año pasado incumplió el pago de miles de millones de dólares de deuda, llegó esta semana a un acuerdo con sus acreedores privados para reestructurar préstamos por valor de 13 mil millones de dólares. Etiopía está luchando por encontrar un acuerdo de reestructuración.

En febrero, Kenia pagó más del 10 por ciento de sus bonos internacionales para tener liquidez necesaria para cubrir un pago de 2.000 millones de dólares en eurobonos que vence este mes.

El Banco Mundial, el FMI y el Banco Africano de Desarrollo han ofrecido salvavidas y han aumentado los préstamos a Kenia para llenar el vacío cuando nadie más lo haría. Pero a su vez quieren que el gobierno tome medidas, como aumentar los impuestos, para recuperar una base financiera más sólida.

Un acuerdo de este mes entre Kenia y el FMI para proporcionar fondos adicionales advirtió sobre un “déficit significativo en la recaudación de impuestos” y un empeoramiento de las perspectivas fiscales.

En mayo, William Ruto, presidente del país, dijo que confiaba en que los kenianos acabarían apoyando sus acciones. «Fui muy franco al decir que no podía seguir pidiendo dinero prestado para pagar los salarios», dijo en una entrevista. “Y le expliqué al pueblo de Kenia que teníamos la opción de pedir dinero prestado o recaudar nuestros propios impuestos. »

Este mes, el Papa Francisco convocó una reunión en el Vaticano y pidió la cancelación de la deuda y un replanteamiento de la arquitectura financiera global para evitar crisis de deuda como la que sacudió a Kenia.

Según él, una deuda inmanejable priva a “millones de personas de la posibilidad de un futuro digno”.

Declan Walsh Y Ruth MacLean informes aportados.