Jue. Jul 25th, 2024

El Banco Mundial elevó el martes sus perspectivas para la economía global este año, pero advirtió que el aumento de nuevas barreras comerciales y políticas proteccionistas representaban una amenaza a largo plazo para el crecimiento global.

En su último informe Perspectivas Económicas Globales, el Banco Mundial espera que el crecimiento global se mantenga estable en 2,6% este año, una mejora con respecto a su pronóstico de enero de 2,4%, y pronostica que la producción aumentará ligeramente a 2,7% en 2025. Las previsiones muestran que la economía global La economía se está estabilizando después de haber sido sacudida en los últimos años por la pandemia y las guerras en Ucrania y Medio Oriente.

«Quatre ans après les bouleversements provoqués par la pandémie, les conflits, l'inflation et le resserrement monétaire, il semble que la croissance économique mondiale se stabilise», a déclaré Indermit Gill, économiste en chef de la Banque mondiale, dans un communiqué accompagnant el informe.

Sin embargo, el lento crecimiento continúa acosando a las economías más pobres del mundo, que todavía luchan contra la inflación y la carga de una elevada deuda. El banco señaló que durante los próximos tres años, los países que representan más del 80% de la población mundial experimentarían un crecimiento más lento que en la década anterior a la pandemia.

Estas previsiones ligeramente más optimistas se explican por la resiliencia de la economía estadounidense, que sigue desafiando las expectativas a pesar del aumento de los tipos de interés. En general, las economías avanzadas están creciendo un 1,5 por ciento anual, y la producción sigue siendo débil en Europa y Japón. En cambio, las economías emergentes y en desarrollo están creciendo al 4%, encabezadas por China e Indonesia.

Aunque se espera que el crecimiento sea un poco más fuerte de lo esperado, el Banco Mundial dijo que los precios estaban cayendo más lentamente de lo que había pronosticado hace seis meses. Pronostica que la inflación global se moderará al 3,5% en 2024 y al 2,9% el próximo año. Esta disminución gradual probablemente llevará a los bancos centrales a retrasar los recortes de las tasas de interés, debilitando las perspectivas de crecimiento en las economías en desarrollo.

A pesar de la mejora de las perspectivas, la economía global todavía enfrenta una incertidumbre significativa relacionada con la guerra de Rusia en Ucrania y la posibilidad de que la guerra entre Israel y Hamás en Gaza pueda escalar hasta convertirse en un conflicto regional más amplio.

Las tensiones comerciales entre las dos economías más grandes del mundo –Estados Unidos y China– también están aumentando y podrían hacer que el comercio internacional sea más volátil. La administración Biden impuso nuevos aranceles drásticos a los vehículos eléctricos chinos el mes pasado y mantuvo los aranceles a las importaciones chinas que había impuesto la administración Trump. La Unión Europea también está considerando nuevos impuestos a las tecnologías de energía verde chinas a medida que crecen las preocupaciones sobre el exceso de capacidad industrial del país.

El Banco Mundial señaló que las “políticas que distorsionan el comercio”, como los aranceles y los subsidios, habían aumentado drásticamente desde la pandemia. Advirtió que tales medidas tendían a distorsionar las cadenas de suministro, haciéndolas menos eficientes a medida que el comercio se desviaba hacia otros países para evitar los derechos de importación.

«Una mayor proliferación de restricciones comerciales plantea un riesgo sustancial a la baja para las perspectivas de crecimiento global», dice el informe. “Una mayor incertidumbre en materia de política comercial y un mayor debilitamiento del sistema de comercio multilateral –ambos podrían resultar de la intensificación de las medidas comerciales restrictivas– podrían tener efectos negativos sobre el crecimiento. »