Jue. Jul 25th, 2024

Miguel Martínez no supo muy bien cómo reaccionar. El lunes por la tarde se encontraba frente a un bar de Bilbao, escuchando y desconectando las conversaciones de sus colegas, con los ojos fijos en una pantalla de televisión en el interior. Ha estado siguiendo de cerca el progreso de España en el campeonato europeo de fútbol, ​​dijo, y un viaje de trabajo no le iba a molestar.

Había visto los dos primeros partidos del país con su hijo de 13 años en su casa de Sevilla. La ciudad, dice, ha contraído una fuerte dosis de fiebre de torneos, una enfermedad que se propaga regularmente por Europa cada dos años. Los balcones están decorados con banderas españolas. Las calles están llenas de camisetas españolas. Las victorias de España dieron lugar a celebraciones salvajes.

Sin embargo, según Martínez, Bilbao era algo segura. En los balcones se exhibían muchas banderas, pero representaban a Palestina, el Orgullo o, más a menudo, el propio País Vasco, en forma de la tradicional Ikurriña de la región. La bandera española ondeaba sólo en un puñado de edificios oficiales.

El señor Martínez lo sabe perfectamente. El País Vasco, una región montañosa situada en el borde del Golfo de Vizcaya y los Pirineos en el norte de España, se ha considerado durante mucho tiempo como una región distinta del resto del país. Tiene su propia lengua, su propia cultura y su propia identidad. La lucha de los vascos por su autonomía, incluso por su independencia, tiene raíces largas y sangrientas.

Por eso quería respetar a sus invitados y no ofenderlos. Cuando España anotó temprano en el partido contra Albania, él y sus compañeros respondieron con un breve grito de alegría, un pequeño suspiro, en lugar del entusiasmo gozoso que podrían haber demostrado en Sevilla.

«Es mejor ser un poco más discreto», dijo. “No sé qué piensa la gente aquí de la selección nacional. »

Durante años, su preocupación estuvo justificada. Aunque España jugó su primer partido en casa en San Mamés, el estadio del Athletic Club, el equipo local bilbaíno fervientemente apoyado, en 1921, la selección masculina no ha visitado la ciudad desde 1967, lo que parece ser una admisión de que no era seguro. durante los años en que ETA, el grupo separatista vasco, estuvo activo.

En 2014, cuando se anunció que Bilbao sería candidata para albergar varios partidos en el Campeonato Europeo de 2020 –incluidos tres partidos designados como “locales” de España– un destacado político vasco sugirió que esa idea terminaría inevitablemente con “tanques en el calles”. .”

Al final, la pandemia de coronavirus obligó a Bilbao a retirarse de la competición y ser reemplazado por el Sevilla cuando finalmente se celebró el torneo retrasado.

Durante mucho tiempo se pensó que trasladar el estadio a un territorio más accesible habría sido un alivio para las autoridades: después de todo, los aficionados del Athletic están acostumbrados a gritar el himno nacional español. Y Andoni Ortuzar, líder del Partido Nacionalista Vasco, dijo durante el torneo que quería que ganara Inglaterra, y no España.

A primera vista, no ha cambiado mucho este año. Este mes, Aitor Esteban, uno de los colegas de Ortuzar, admitió que no apoyaría a España en la Eurocopa 2024. «Mi equipo son los vascos, no los españoles», declaró. «Si soy partidario, será de otra persona».

La ausencia de banderas y camisetas españolas en las calles de Bilbao parece indicar que muchos otros comparten esta opinión. “Para la mayoría de los medios vascos es noticia lo que está pasando con la selección española, pero no lo siguen con especial entusiasmo”, explica Joseba Agirreazkuenaga, catedrático de Historia del País Vasco.

(Un coup d’œil dans les kiosques le lendemain de la défaite de l’Espagne en Albanie a confirmé cette évaluation : les journaux nationaux espagnols ont mis la victoire au premier plan. La plupart de leurs homologues basques ne l’ont mentionnée qu’ pasando.)

Para Iñaki Álvarez, que juega al fútbol con sus sobrinos en la Plaza Nueva, en el corazón del casco antiguo adoquinado de Bilbao, las cosas son diferentes. “Hace 20 años era más complicado”, afirma. “Hay gente que los apoya. Hay otros que no los apoyan. Y hay otros a quienes no les importa. Pero antes no vimos a nadie con la camiseta de España en Bilbao. Ahora no son muchos, pero si los hay, está bien. Está mucho más tranquilo que antes. »

El hecho de que el Sr. Martínez, por ejemplo, haya encontrado fácilmente una barra que muestra el partido de España es prueba de ello.

En 2008, cuenta la historia (quizás apócrifa), sólo un bar de Bilbao tenía una gran pantalla mostrando el partido entre España y Alemania en la final de la Eurocopa de ese año: Ein Prosit, una cafetería de temática alemana situada a pocos pasos de la Plaza Moyuá. Se permitió la retransmisión del partido, según cuenta la historia, con el acuerdo tácito de que todos los implicados querían que ganara Alemania.

Ahora Martínez y sus colegas tenían media docena de ubicaciones para elegir en Licenciado de Pozo, una calle que conecta el centro de la ciudad con San Mamés, así como muchas otras en el casco antiguo.

Dani Álvarez –sin relación con Iñaki– trabaja como jefe del servicio de información de Radio Euskadi, la cadena pública vasca. Dijo que este cambio se debió en gran medida a una serie de cambios tectónicos y lentos en la cultura vasca.

«Hay un legado de los años de horror que sufrimos y que hicieron del País Vasco un país muy acogedor y muy tolerante», dijo. “Al mismo tiempo, hay una generación digital que creció sin ETA, que no entiende por qué sus padres o abuelos quieren que España pierda. Ahora viven con toda naturalidad una doble identidad: les resulta bastante fácil pensar que son vascos y españoles al mismo tiempo. »

Pero también podría estar relacionado, admitió, con la atmósfera típicamente vasca de la actual versión de la selección española. Los dos grandes clubes de la región, el Athletic y la Real Sociedad, con sede en San Sebastián, siempre han aportado un número considerable de jugadores al equipo nacional, pero la cosecha de este año es particularmente rica.

Ocho de los 26 jugadores que representan a España en el torneo son de Euskadi (la concepción administrativa del País Vasco) o de Euskal Herria, la patria espiritual vasca, un poco más grande. (Un noveno, Robin Le Normand, nació en Francia, pero juega en la Real Sociedad).

El entrenador, Luis de la Fuente, es de la vecina provincia de La Rioja, pero es vasco en el sentido futbolístico: pasó 11 años de su carrera como jugador en el Athletic, un club que hasta el momento no ha contado únicamente con jugadores vascos. Esa conexión, dijo Álvarez, ha hecho que sea más difícil para los fanáticos no querer que ciertos elementos del equipo español tengan éxito este verano.

“Jugadores como Unai Simón y Nico Williams no son sólo parte del equipo, son los líderes”, afirmó, en referencia a dos estrellas del Athletic. “Son referentes del fútbol vasco. Su éxito contribuye a la reputación internacional del Athletic de Bilbao. Entonces, ¿por qué estarías contra un equipo lleno de jugadores que te gustan?

Sin embargo, no está claro hasta qué punto llega este sentimiento. Martínez y sus colegas no encontraron oprobio por su incómoda celebración del gol español, pero tampoco hubo un gran júbilo después del partido. “Por supuesto que hay gente que quiere que gane España”, dijo Álvarez. «Pero tal vez sea algo más privado».

Unos minutos después del final del partido España-Albania, que permitió a España clasificarse para los octavos de final el domingo, una ovación verdaderamente estridente resonó en el casco antiguo: ese tipo de alegría desenfrenada que tiende a indicar que alguien «alguien, en alguna parte, ha cogido la fiebre de los grandes torneos.

La epidemia se propagó rápidamente en un bar cuya pantalla mostraba el otro partido de la noche, el Italia-Croacia. Italia había empatado en el último minuto, asegurando su lugar en la siguiente ronda. El grupo de italianos que se había reunido alrededor de las pantallas para ver el partido no dudó en hacer saber a todos lo felices que estaban.