Sáb. Jun 15th, 2024

Fabiola Yépez, una madre venezolana de 20 años, estaba refugiada debajo de un puente en Ciudad Juárez, México, con su hijo pequeño cuando se enteró por primera vez de la nueva orden ejecutiva del presidente Biden que restringe a los solicitantes de asilo.

Aunque había visto a soldados estadounidenses al otro lado de la frontera disparar proyectiles no letales contra migrantes el día anterior, planeaba intentar cruzar la frontera hacia Estados Unidos el miércoles, pocas horas después de que la orden entrara en vigor.

“Tal vez eso no es lo que están diciendo y no nos rechazarán”, dijo Yépez. «Tengo miedo, especialmente con mi hijo en brazos».

A raíz del nuevo orden, los migrantes dispersos a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México están tratando de comprender cómo se verán afectados por la medida, la política fronteriza más restrictiva instituida por Biden. La directiva permite a Estados Unidos cerrar temporalmente la frontera a los solicitantes de asilo cuando el promedio de siete días de cruces ilegales diarios alcance los 2.500.

El miércoles, en algunos lugares a lo largo de la frontera, parecía haber confusión sobre si la orden técnicamente había entrado en vigor y si los agentes fronterizos deberían hacerla cumplir. Los operadores de refugios y los trabajadores humanitarios en México también luchaban por comprender sus implicaciones.

Juan Fierro García, director de El Buen Samaritano, un refugio para migrantes en Ciudad Juárez, justo al otro lado de la frontera con El Paso, dijo que la nueva política podría afectar su operación y otros refugios locales si un gran número de migrantes son rechazados. .

Señaló que actualmente hay relativamente pocos inmigrantes en la ciudad, lo que refleja una fuerte disminución desde principios de año, resultado de las medidas intensificadas de México para transportar personas desde la frontera a otras regiones del país.

Fierro García dijo que los ocupantes de su refugio eran en gran parte familias que habían estado esperando durante meses una entrevista con funcionarios de inmigración estadounidenses a través de CBP One, una aplicación utilizada para programar citas para solicitar asilo de inmigración. Pero aunque el refugio sólo albergaba a 55 personas en un espacio diseñado para 280 personas, Fierro García dijo que había escasez de alimentos.

«Actualmente no tenemos los suministros para alojar a más personas», dijo.

Algunas personas todavía ingresaban a Estados Unidos el miércoles por la mañana, lo que refleja excepciones limitadas a las nuevas restricciones, incluso para menores que cruzan la frontera solos, víctimas de trata de personas y aquellos que usan la aplicación CBP One. En algunos lugares tampoco estaba claro si la acción ejecutiva debería implementarse de inmediato.

En Mexicali, al otro lado de la frontera con Calexico, California, a más de una docena de migrantes, que parecían ser de Haití y tenían citas con CBP One, se les permitió ingresar a Estados Unidos el miércoles por la mañana. Pero a otros se les negó la entrada.

Georgina Esquivel, de 40 años, vendedora de alimentos del estado mexicano de Morelos, dijo que no había oído hablar de la orden de Biden. Con la esperanza de solicitar asilo en Estados Unidos sin una cita con CBP One, Esquivel dijo que ella y su hija María, de 10 años, fueron rechazadas por los funcionarios de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos.

“Me voy a quedar aquí”, dijo Esquivel. “Ni siquiera sé qué hacer todavía. No quiero volver a Morelos y tampoco quiero quedarme en Mexicali.

En un sitio de detención al aire libre entre dos muros que separan Estados Unidos y México en el valle del río Tijuana en San Diego, decenas de migrantes que habían cruzado la frontera el miércoles se reunieron y esperaron a que la patrulla fronteriza viniera a recogerlos. tratado.

“Yo diría que todo sigue igual”, dijo Pedro Ríos, director del Comité de Servicio de Amigos Estadounidenses, una organización sin fines de lucro que ayuda a los migrantes y les proporciona comida y agua. El único cambio, dijo, es que parece que menos personas cruzan la frontera el miércoles en comparación con los días anteriores.

En El Paso, los operadores de refugios dijeron que tal vez sea demasiado pronto para ver algún efecto real de la orden.

«Vamos a tener que darle la oportunidad de evolucionar», dijo Rubén García, director de Annunciation House, un sistema de refugio sin fines de lucro. “Se trata de un pedido que incluirá aspectos de implementación logística. Así que tendremos que darles la oportunidad de ver cómo se hace realmente.

García también señaló que el número de migrantes en la frontera esperando para cruzar es extremadamente bajo en comparación con años anteriores, lo que hace menos probable que la orden tenga un gran impacto.

Los expertos en inmigración mexicana dicen que la orden ejecutiva de Biden es preocupante y podría poner en riesgo a los solicitantes de asilo.

“Veo ecos de mecanismos que se han probado en el pasado”, dijo Rafael Velásquez García, director en México del Comité Internacional de Rescate, una de las principales organizaciones de ayuda a refugiados del mundo. Señaló que acciones anteriores, como el Título 42, no han logrado reducir la demanda de asilo, mejorar la capacidad de México para recibir inmigrantes ni asignar recursos para aumentar las oportunidades en México.

«No veo el sentido», añadió. «Simplemente no funciona».

En cualquier caso, los analistas creen que México sería el más afectado por esta medida. Las autoridades de inmigración probablemente se verían obligadas a lidiar con las personas enviadas de regreso al otro lado de la frontera, arrestándolas y transportándolas en autobuses a estados lejanos en un esfuerzo por cansarlas, dijo Eunice Rendón, coordinadora de Agenda Migrante, una coalición de grupos de defensa mexicanos.

“El flujo no sería seguro ni ordenado”, dijo Rendón. «Es lo opuesto a lo que uno quiere que sea la migración».

El presidente Andrés Manuel López Obrador negó el miércoles que la acción ejecutiva crearía problemas a los funcionarios mexicanos, diciendo que su administración estaba ayudando a Estados Unidos a lograr acuerdos con otros países para expulsar directamente a los migrantes. No está claro exactamente a qué países se refiere ni cómo sucederá esto.

Algunos migrantes que lograron ingresar a Estados Unidos en los últimos días se sorprendieron de su suerte.

José Luis Posada, de 23 años, de El Salvador, dijo que cruzó cerca de Tijuana el lunes escalando un muro fronterizo. Fue liberado el miércoles por agentes de la Patrulla Fronteriza en una parada de tránsito en San Diego.

“Es un milagro”, dijo Posada sobre el momento oportuno. El miércoles se enteró del nuevo decreto de Biden.

“Dios sabe lo que está haciendo y aquí estamos”, dijo.

Aline Corpus contribuyó con informes desde Mexicali, México, jonathan lobo de san diego y Reyes Mata III de ElPaso.