Sáb. Jun 15th, 2024

Los pasaron facturaron las ganas, su fán de oro. Dani Arce se encontró cerca de la medalla en los 3.000 obstáculos del atletismo europeo, quinto en el meta, a dos segundos del bronce. Se escapó durante un kilómetro y medio del grupo, en la persecución del italiano Osama Zoghlami, y se encontró en la línea final, donde sucumbió ante los franceses Alexis Miellet y Djilali Bedrani, doble galo, y ante los alemanes Karl Bebendorf. (bonrce) y Frédéric Ruppert.

Miel en los labios de los ladrones, como ocurrió hace dos años en Munich. Luego fueron cuatro, incluso el positivo por sueño y la posterior sanción al italiano Ahmed Abdelwahed le elevó a la tercera plaza, un bronce que aún está pendiente.

En Roma, quería más. Estaba para más. Su espalda azul lo señalaba como el líder europeo del año (8:12.28), y las sensaciones que ya hubo en su eliminatoria fueron inmejorables. Pero las tácticas de Zoghlami le preocupaban. El italiano saltó del grupo antes del primer mil, entendió rápidamente el metro y respondió a las peticiones, especialmente a un arco que se encargó de hacerlo. Los robos (1,90 metros de humanidad) ya se han producido en varios momentos en gestos de sufrimiento que no presagiaban nada bueno. Sobre sus espaldas, mucho más resguardados, esperaban en ese momento los dos franceses, que sufrieron el ritmo pensando que el español se estaba adaptando para rematar por Zoghlami.

Desde el oro, Arce no logró superar el último obstáculo y también se quedó con el bronce. “Es donde es posible. Venía a por el oro et por eso il ido a por el Italiano. Las ratas se perdieron esperando mi movimiento. Es heno. Yo corro para ganar y encima en el estado de forma en el que estoy”, declaran los ladrones en la zona mixta antes de que tuvieran en una sala de quince grados tras la semifinal para pasar el control antidoping: “Me quedé frío y Puede que esté debilitado. Hoy prefiero ir con Camilla que no es expulsada por el oro”.

Fue un día raro para la delegación española, que en la fase de clasificación también perdió a los medallistas. Yulenmis Aguilar finalizó 13° en el clasificatorio de jabalina, en punto final. Acabó en 57,27 metros, quedó refrigerado y no recuperó todos sus problemas en el hombre. Estuvo con la camiseta de España y logró su eliminación. Tendra regresó a París.

Y los 1.500 se perdieron antes de tiempo de Mario García Romo, bronce hace dos años. No se publicó en buena forma y se anota en su serie y terminó siete veces en una edición impresa. Sí, no Adel Mechaal. En la otra semifinal, Ignacio Fontes fue seleccionado junto a otros cuatro deportistas luego de que una caída juzgara sus opciones de ranking.

También se presenta en la final de 200 femenino Jael Bestué, que finalizará la jornada del martes. Previamente, Jordan Díaz accedía a la final de triple salto mortal como claro favorito al oro.