Vie. Jul 19th, 2024

La mayoría de los temas que se espera dominen el debate televisado del jueves entre el presidente Biden y el expresidente Donald J. Trump se reducen a la economía.

La inflación, la inmigración, los impuestos y el gasto gubernamental, las tasas de interés y las relaciones comerciales podrían ocupar un lugar central, y ambos candidatos podrían hacer declaraciones radicales al respecto, como lo hacen regularmente en eventos de campaña y otras apariciones públicas.

Teniendo esto en cuenta, podría resultar útil abordar el evento entendiendo dónde se encuentran los datos económicos actuales y qué dicen las últimas investigaciones. A continuación se muestran algunos de los temas y contextos más candentes de la actualidad que debes seguir como un profesional.

La inflación se disparó durante la pandemia y después de ella por varias razones. El gobierno había inyectado más de 5 billones de dólares en la economía en respuesta al Covid, primero con Trump y luego con Biden.

A medida que las familias recibieron cheques de estímulo y acumularon ahorros en medio de los cierres pandémicos, comenzaron a gastar su dinero en bienes como automóviles y equipos de gimnasio en casa. Esta explosión en la demanda de productos físicos se ha enfrentado con cierres de fábricas en todo el mundo e interrupciones en las rutas de envío.

Comenzó a aparecer escasez de todo, desde piezas de muebles hasta bicicletas y chips de computadora para automóviles, y los precios comenzaron a subir en 2021 a medida que grandes cantidades de dinero buscaban muy pocos productos.

Luego, Rusia invadió Ucrania a principios de 2022 y los problemas geopolíticos provocaron un fuerte aumento de los precios del gas y los alimentos. Más allá de eso, los costos de algunos servicios clave –en particular el alquiler– comenzaron a aumentar rápidamente. La inflación del índice de precios al consumo alcanzó un máximo del 9,1% en el verano de 2022, impulsada por una combinación de política y simple mala suerte.

Al principio, la Reserva Federal reaccionó con vacilación: demasiado lentamente, según dicen en retrospectiva sus propios funcionarios. Pero las autoridades comenzaron a aumentar las tasas de interés a principios de 2022, llevándolas a su nivel más alto en más de dos décadas en solo 16 meses. Desde entonces los han dejado en esa elevada tasa del 5,3 por ciento.

La inflación ahora se está desacelerando. Se situó en el 3,3% en la última lectura, más rápido que alrededor del 2% que era normal antes de la pandemia, pero mucho más lento que su pico.

Esto simplemente significa que los precios no están aumentando tan rápidamente, no que estén cayendo en general. Si bien algunos minoristas han reducido los precios para atraer a los consumidores, los precios de los alimentos, la vivienda y otras necesidades son mucho más altos que hace unos años.

Si bien Estados Unidos enfrentó un rápido estallido de inflación –que rápidamente se sintió en otras economías avanzadas de todo el mundo–, también experimentó un sólido crecimiento económico.

Los consumidores han seguido gastando, aunque su ritmo se ha desacelerado un poco recientemente. El mercado de valores está en auge a medida que innovaciones como la inteligencia artificial alimentan el optimismo de los inversores. El desempleo ha estado en 4% o menos desde finales de 2021, el período más largo de desempleo tan bajo desde la década de 1960, y el crecimiento de los salarios es sólido.

La contratación se mantuvo muy por encima de los niveles normales en la década anterior a la pandemia, sorprendiendo a los pronosticadores mes tras mes.

¿Una de las razones por las que los empleadores han podido contratar tanto? Inmigración. Después de una fuerte desaceleración al comienzo de la pandemia, la inmigración legal se ha recuperado. La inmigración indocumentada y la afluencia de refugiados también han aumentado en todo el mundo en los últimos años, particularmente en Estados Unidos.

Los economistas de Goldman Sachs estiman que dos millones de personas podrían emigrar al país este año, el doble de la tasa habitual. Esta afluencia está ejerciendo presión sobre la vivienda y los recursos humanos en algunas ciudades, lo que provocó una fuerte reacción entre los votantes.

Trump ha prometido frenar la inmigración en la frontera sur y llevar a cabo expulsiones masivas. Los analistas de Goldman Sachs señalaron que los desafíos legales podrían limitar sus restricciones a la inmigración y estimaron que la afluencia de inmigrantes podría desacelerarse, pasando de un nivel muy bajo -cerca de cero temporalmente- a alrededor de 1,5 millones de personas por año bajo su liderazgo, dependiendo sobre las medidas que se implementarán.

Si bien los altos niveles de inmigración han generado cierta oposición, también han traído beneficios económicos notables. La inmigración ha proporcionado una fuente de trabajadores potenciales para los empleadores ansiosos por contratar, estimulando el crecimiento económico e incluso ayudando al país a lidiar con su deuda.

Si la política no cambia y el número de personas que llegan a Estados Unidos disminuye gradualmente, la Oficina de Presupuesto del Congreso estima que una inmigración adicional reducirá el déficit en casi 900 mil millones de dólares durante la próxima década.

Los economistas dicen que si la inmigración se detuviera o retrocediera repentinamente, podría provocar una dolorosa escasez de mano de obra en sectores clave, lo que elevaría los precios. Los beneficios del déficit también serían menos pronunciados.

La ayuda para la reducción del déficit llegaría en un buen momento: se espera que el déficit presupuestario alcance los 1,9 billones de dólares en 2024, según estimaciones recientes de la Oficina de Presupuesto del Congreso, frente a los 1,6 billones de dólares previstos a principios de este año. En los próximos diez años, se espera que el déficit anual aumente a 2,9 billones de dólares.

Esto está aumentando rápidamente la deuda nacional, sin que se vislumbre un final. Las administraciones de Trump y Biden han inflado significativamente el déficit y la deuda, incluso excluyendo el alivio pandémico.

Reducir la deuda estadounidense podría resultar difícil en los próximos años, en parte porque Estados Unidos paga intereses más altos sobre sus préstamos. Después de años de tasas extremadamente bajas en la década de 2010 y nuevamente en 2020, las tasas parecen destinadas a permanecer altas por más tiempo.

La Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos e institución que fija los tipos de interés, esperaba que los costes de endeudamiento se redujeran varias veces en 2024. Pero sus funcionarios revisaron a la baja estas previsiones, ya que la inflación resultó más persistente de lo esperado.

Los inversores todavía esperan que los bancos centrales reduzcan las tasas en septiembre, en medio de una caída de la inflación y los intentos de las autoridades de evitar que la economía caiga en recesión. Pero los propios formuladores de políticas predijeron este mes que las tasas se mantendrían por encima del 3% hasta 2026, e incluso a más largo plazo, seguirían siendo más altas que en cualquier otro momento desde la década de 2010.

Las tasas altas también son dolorosas para los compradores, quienes las ven como un costo adicional a sus recursos, ya que pagan más por préstamos para automóviles, hipotecas y deudas de tarjetas de crédito. De hecho, el aumento de los costos de endeudamiento es una gran parte de por qué los consumidores están tan tristes incluso cuando la inflación se enfría, sugiere una investigación reciente.

El problema, desde una perspectiva política, es que la Casa Blanca no tiene control directo sobre las tasas.

El presidente puede elegir al presidente de la Reserva Federal, pero esa persona debe ser confirmada por el Senado, lo que dificulta elegir a un miembro leal que cumpla las órdenes de la Casa Blanca. Una vez confirmado el presidente, la administración tiene poco control sobre él. Ni siquiera está claro si un presidente podría despedir o degradar con éxito a un presidente de la Reserva Federal, una idea con la que Trump coqueteó pero que finalmente abandonó durante su mandato.

Sin duda, durante el debate se abordará la política comercial. Trump impuso aranceles a sus socios comerciales –especialmente China– durante su mandato, y prometió imponer otros aún más drásticos si era reelegido. El propio Biden anunció el mes pasado un fuerte aumento de los aranceles sobre una gama más específica de importaciones chinas, incluidos vehículos eléctricos, células solares, semiconductores y baterías avanzadas.

Estas políticas no son sólo económicas sino a menudo geopolíticas. El objetivo ha sido fomentar la manufactura estadounidense en sectores sensibles o, en algunos casos, garantizar cadenas de suministro más resilientes.

Pero parte del objetivo también ha sido devolver empleos manufactureros a Estados Unidos. La investigación económica sugiere que los aranceles de Trump hasta ahora no han contribuido a la creación de empleo, pero aun así han sido a menudo un éxito político.

Los derechos de aduana no son una medida sin consecuencias: a menudo se trasladan, al menos en parte, a los consumidores. Los estudios han demostrado que los importadores y consumidores estadounidenses han sido los más afectados por los aranceles de Trump.