Vie. Abr 12th, 2024

El ejército de China ha llevado a cabo este sábado una serie “patrullas aéreas y marítimas, así como ejercicios navales y aéreos” alrededor de Taiwán, ha detallado la agencia estatal Xinhua. A partir de las 9.00 (las 3.30 en la España peninsular), el Ministerio de Defensa taiwanés ha identificado en los alrededores de la isla ocho busques militares y 42 aviones chinos, de los cuales 26 cruzaron el Estrecho de Taiwán, límite tácito entre Pekín y Taipéi.

Las maniobras chinas son una respuesta a la visita, hace una semana, a Estados Unidos del vicepresidente taiwanés, William Lai. Un viaje que Pekín ha calificado como una “provocación irracional”. Durante su visita, Lai no mantuvo ninguna reunión con funcionarios o políticos estadounidenses. En cambio, sí que organizó encuentros con la comunidad taiwanesa residente en el país norteamericano. El político ha regresado este viernes a Taipéi, después de visitar también Paraguay, uno de los 13 países del mundo que mantienen lazos oficiales con la isla y el único en Sudamérica. Allí, asistió, el martes, a la toma de posesión del presidente electo Santiago Peña (del conservador Partido Colorado).

Para la Oficina de Asuntos de Taiwán del Comité Central del Partido Comunista de China, las acciones de Lai han llevado a Taiwán al borde de la guerra debido a sus “continuas provocaciones” y su alineamiento con fuerzas antichinas occidentales. Por su parte, el portavoz del Comando del Teatro Oriental del Ejército Popular de Liberación, el coronel Shi Yi, ha explicado en un comunicado que estas maniobras representan una “advertencia” a los grupos separatistas de la isla, así como a las fuerzas externas que los respaldan. También ha comentado que el objetivo de los ejercicios era “probar la capacidad de combate real de las tropas”. Las operaciones se han llevado a cabo en el norte y el suroeste de la isla.

El Ministerio de Defensa de Taiwán ha condenado estas maniobras y las ha calificado de una “provocación irracional”. Para el ministro de Exteriores taiwanés, Joseph Wu, China, a quien describió como “un vecino tiránico”, busca “intervenir e influir” en las próximas elecciones presidenciales en Taiwán, que se celebran en enero del año que viene: “No lo vamos a permitir”.

En el último año, China ha intensificado su presión militar sobre Taiwán, una isla con autonomía gubernamental que Pekín considera parte de su territorio. China reclama la soberanía de Taiwán, considerándolo una “provincia rebelde” desde que los nacionalistas del Kuomintang se refugiaron allí en 1949 después de perder la guerra contra el ejército comunista.

Estas no son las primeras maniobras ―tampoco las más relevantes― que China ha realizado alrededor de la isla. Hace un año, tras la visita de la política estadounidense Nancy Pelosi, entonces presidenta de la Cámara de Representantes de EE UU, Pekín inició unos ejercicios militares sin precedentes, las mayores de la historia, que elevaron la tensión en la zona.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

En esta ocasión, y a pesar del evidente enfado de China, las principales cabeceras digitales de Taiwán no han dado gran cobertura a las maniobras. El titular de exteriores vinculó los ejercicios con un discurso “intimidatorio” de Pekín y los ha enmarcado en la estrategia de China para amedrentar a la isla, ejecutando exhibiciones de fuerza y expandiendo noticias falsas, según ha declarado a la agencia Afp.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.



Ver Más noticias…