Vie. Jul 19th, 2024

Los negociadores israelíes viajaron el viernes a Qatar, país del Golfo, por primera vez en semanas para reiniciar los contactos sobre un acuerdo de alto el fuego que pondría fin a la guerra en Gaza, después de semanas de estancamiento en las negociaciones.

Un funcionario israelí, que habló bajo condición de anonimato, describió la reunión como una discusión preliminar seguida de discusiones más sustantivas.

David Barnea, jefe del Mossad, el servicio de inteligencia exterior de Israel, encabezó la delegación israelí a Doha, la capital de Qatar, donde se reuniría con Mohammed bin Abdulrahman bin Jassim Al Thani, el Primer Ministro de Qatar.

Las negociaciones sobre un alto el fuego estuvieron estancadas durante semanas hasta que Hamas anunció el miércoles que había intercambiado ideas con mediadores sobre un nuevo camino a seguir. Funcionarios estadounidenses e israelíes dijeron que la posición revisada de Hamás podría permitir un acuerdo, pero advirtieron que, no obstante, quedaba por delante una serie larga y difícil de deliberaciones.

Las dos partes tendrán que determinar la identidad, el número y las condiciones de liberación de los prisioneros palestinos que serían liberados a cambio de los 120 rehenes vivos y muertos retenidos por Hamás y sus aliados. También tendrán que determinar una secuencia apropiada de retirada de las fuerzas israelíes y el grado de control que tendrían las fuerzas israelíes sobre las diferentes fases del acuerdo.

Lo más importante es que Israel y Hamás deberían acordar una fórmula para resolver el principal escollo que ha obstaculizado las negociaciones durante meses: Hamás quiere nada menos que un alto el fuego completo y una retirada total de las fuerzas israelíes, mientras que Israel prometió derrocar al régimen de Hamás en Gaza. y mantener el control de seguridad del territorio después de la guerra.

Israel y Hamás están negociando sobre la base de un acuerdo de alto el fuego en tres etapas, hecho público por el presidente Biden a finales de mayo. Las dos partes se niegan a entablar un diálogo directo, lo que obliga a los mediadores qataríes y egipcios a realizar intercambios diplomáticos entre ellos.

Según los términos del acuerdo propuesto, las dos partes observarían primero una tregua de seis semanas durante la cual los rehenes serían liberados a cambio de prisioneros palestinos. Durante esas seis semanas, los funcionarios negociarían el fin de la guerra y la retirada de las tropas israelíes de Gaza.

Pero el gobierno israelí está profundamente dividido sobre el acuerdo propuesto, que algunos dicen dejaría a Hamás en el poder en Gaza. Aunque los principales líderes de Israel han dado luz verde a la propuesta, dos miembros clave de la coalición del Primer Ministro Benjamín Netanyahu han prometido oponerse a ella, obligándolo potencialmente a elegir entre un alto el fuego o su supervivencia política.

Netanyahu no ha apoyado inequívocamente esta propuesta durante semanas. En una entrevista televisiva el mes pasado, pareció retractarse de su apoyo a la propuesta, diciendo que no apoyaría el fin de la guerra contra Hamas. Después de las protestas de las familias de los rehenes, Netanyahu cambió de opinión y apoyó públicamente la propuesta a finales de junio.

Hamás enfrenta un cálculo igualmente complejo.

Algunos habitantes de Gaza critican cada vez más al grupo armado por lanzar el ataque del 7 de octubre contra Israel, que desató la guerra, sin hacer lo suficiente para proteger a los civiles de Gaza. Otros dicen que Hamás está dando largas a la hora de poner fin a la guerra, temiendo por su propia supervivencia política una vez que terminen los combates.

Y cualquier acuerdo requeriría la bendición del líder de Hamás en Gaza, Yahya Sinwar, a quien Israel ha prometido matar por su papel en el ataque sorpresa.

Mientras los líderes de ambos lados reflexionan sobre el camino a seguir, la guerra de Israel en Gaza lleva nueve meses llegando a su fin. La gran mayoría de la población está desplazada, muchos viven en tiendas de campaña y encontrar suficiente comida y agua para sobrevivir se ha convertido en una lucha diaria.

Las fuerzas israelíes continuaron luchando el viernes en Shajaiye, un barrio cerca del norte de la ciudad de Gaza, en un intento de reprimir a los activistas palestinos que viven allí. El ejército israelí ha retrocedido cada vez más en zonas de Gaza que sus fuerzas ya habían invadido hace varios meses, mientras luchaba contra nuevas insurgencias de Hamás y otros grupos armados.